Posted by: Roseann Murphy | January 17, 2011

La Influencia Permanente del Cuidado Infatil

De acuerdo con el Foro de Estadísticas para Familias y niños aproximadamente el 60% de los chicos menores de 6 años están inscriptos en centros de cuidado infantil, o estan bajo el cuidado de una profesional en su casa

Los programas de estos centros deben considerar las necesidades sociales, emocionales y físicas, así como el desarrollo intelectual y lingüístico de los chicos.


La forma en que la educadora se comunique con el niño determina, en gran parte, que las necesidades de éste sean satisfechas.

Considerando estas estadísticas, algunos chicos pasan la mayor parte del tiempo bajo la atención de profesionales ya sea en su casa o en centros para cuidado de niños Teniendo presente esta información no hay que perder de vista el impacto, que a largo plazo, la educadora tiene en la vida del niño.

Cuando se busca contratar a una persona para este trabajo debemos buscar a alguien que respete a nuestro hijo de la misma forma que nosotros lo hacemos. Es muy importante estar seguros que hay una especial conección entre el niño y la educadora.
La calidad en el cuidado del niño debe estar basada en el criterio de una buena interacción entre el niño y la educadora.
La relación entre la profesional y su hijo contribuye en alto grado al desarrollo emocional del niño, lo cual afectará al chico a lo largo de toda su vida.

La inteacción entre la educadora y el niño es tan importante para el desarrollo de las habilidades sociales como para el proceso de aprendizaje del niño.
Ignorar al chico, sentandolo frente al televisor por largos periodos de tiempo, es algo que la educadora no debe hacer en ninguna circunstancia.

Estudios de investigación han demostrado que las interacciones entre seres humanos tienen un profundo efecto en el desarrollo neurológico de los niños

Usualmente los padres son los encargado del cuidado de sus niños. Cuando una nueva persona va a empezar a ser parte de la vida del niño debemos considerar un tiempo de transición. Es recomendable la presencia de los padres durante los primeros encuentros entre la educadora y el niño. La persona elegida debe ser capaz de interactuar con el niño como con cualquier otro ser humano. Estas interacciones deben tener lugar en un ambiente cálido y relajado,contribuyendo así al desarrollo intelectual y emocional del niño.
Las mejores oportunidades para crear este ambiente y propiciar la relación es a través de las rutinas diarias, en las que el niño participa directamente, así como las interacciones que el chico observa por si mismo.Cuando los padres son respetuosos con todas las personas con las que están en contacto (familiares, amigos, educadora) están enseñándole respeto al niño a traves del ejemplo.

El proceso de elegir la educadora adecuada puede ser largo y tedioso y requiere una minuciosa búsqueda además de estrecha colaboración entre los padres y la persona escogida.
Es recomendable que la educadora sea presentada al niño después de haber completado el proceso de búsqueda, ya que cambiar de educadora frecuentemente puede traer confusión al niño y a la familia.

Una vez he que se ha tomado la decisión acerca de quién va a ser la persona que estará con sus hijos, los padres deben considerar la opinión de su hijo, quien va a ser la persona más afectada por la habilidad que tenga o no la educadora para relacionarse con el niño y asistirlo con sus necesidades.

De acuerdo con estudios de investigación esta influencia puede afectar a nivel neurológico al niño. Es por esto que escoger la educadora adecuada para su hijo es una decisión que debe tomarse muy seriamente.

Nuestras relaciones sociales hasta juegan el papel de remodelar nuestro cerebro a traves de la “neuroplasticidad” lo que significa que repetidas experiencias influyen en la forma, tamaño y número de neuronas y las conecciones sinapticas. Repitiendo información registrada nuestras relaciones claves pueden gradualmente moldear el circuito de las neuronas. En efecto, ser crónicamente lastimado o agredido o ser nutrido emocionalmente por alguien con quien pasamos la mayor parte del día , a través de los años, puede modificar nuestro cerebro” – Daniel Goleman, Ph.D.

Referencias:

Brazelton, T. Berry Ph.D, The Irreducible Needs of the Children

Goleman, Daniel, Ph.D., Social Intelligence

Jones, Elizabeth & Prescott, Elizabeth. Dimensions of Teaching/II.  Focus on Day Care

Konner, Melvin, The Evolution of Childhood

.

.

Autores: Magdalena S. Palencia and Roseann Murphy

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: